Contáctenos |
 
Género y Diversidad
Ximena Schinca, en Página12
Versión para imprimir
Noticias de diván
11/12/2012 | Ximena Schinca denuncia la utilización de categorías patologizantes en el ejercicio del periodismo que encubren discriminaciones y subestimaciones.

Como un mantra, al comenzar sus estudios, los futuros psicólogos suelen repetir que “toda interpretación fuera de sesión es una agresión”. A contramano del postulado con rima, el psicoanálisis de oficio se ha vuelto práctica cotidiana en parte del periodismo político argentino. Mala costumbre, le dicen. Muchas veces la expresión más subjetiva de la escritura periodística –la opinión– suele deslizarse en ese límite borroso que se abre entre la comprensión y la interpretación antojadiza de los hechos.

Es cierto que con frecuencia, y también por los gajes del oficio, el periodismo suele incorporar categorías diversas, interpretaciones psicológicas o taxonomías diagnósticas –incluso cuestionadas por las disciplinas que les dieron origen– como elemento significativo para construir noticias. Haciendo uso de ese recurso y a la vanguardia de cierta tendencia editorial, las tapas de la revista Noticias se preguntaron si Cristina Kirchner estaba bajo tratamiento psiquiátrico (11/2006), debatieron si una paciente maníaco-depresiva o con trastorno bipolar podía gobernar un país y se sumaron a la “preocupación” por la salud mental de la Presidenta que, según filtraciones de los expedientes Wikileaks, inquietaba a la diplomacia estadounidense (12/2010).

En poco tiempo, parte de las columnas políticas de los periódicos se hicieron eco y se multiplicó el tono psicoanalítico de las voces informativas. Al momento de analizar coyunturas, hablaron de la “depresiva crónica”, de una mujer con “enorme dependencia psicológica y política de su esposo”, de una “desvalida a la que hay que proteger”, de una “señora” (“la señora de Kirchner”, según insiste un columnista) que vive “bajo el imperio de las emociones” y gestiona “entre el ataque y los nervios”. También sugirieron supuestos “desbordes” causados por su “desorden hormonal” tras la operación de tiroides e interpretaron la falta de maquillaje como signo de una “profunda depresión”. Y en oportunidades, comentaristas de larga trayectoria aseguraron que gobierna el país “una señora desequilibrada”, prescribieron licencias sin consulta previa o recomendaron a los mejores psiquiatras, psicólogos y endocrinólogos.

Ilustrada con un dibujo de la Presidenta en solitaria excitación (proveniente del clip de la hasta entonces ignota agrupación Rockaditos), Noticias volvió a dedicar su tapa a un informe que se abochorna del supuesto “goce” de una Cristina Kirchner “desenfadada”, con “su libido puesta en el ejercicio del poder” y un liderazgo que “exige la sumisión de los otros” (9/2012). Todo esto a expensas de cualquier análisis político. Y sin embargo, la mayor confusión se produce cuando se esconde, bajo el disfraz de categoría científica, la agresión deliberada, el golpe bajo o machismo velado, que pareciera evitar expresiones de misoginia descarnada de quienes desprecian ya sea el placer, la sensibilidad o la condición femenina. Línea editorial que muchas veces subyace a cierto uso del lenguaje, que no es monopolio de parte del periodismo argentino. Ni del periodismo. No hace mucho, Michelle Bachelet recordaba que, durante su campaña para la presidencia de Chile, la oposición buscaba “disminuirla” argumentando que lograba el apoyo de la ciudadanía porque era “simpática, no competente”, y que cuando se emocionaba en un discurso se debía a que era “histérica y no sabía controlar sus emociones”. Cruzando océanos e ideologías, y con menos pretensiones científicas, el escote de un vestido de Angela Merkel fue sujeto a discusión por la prensa alemana, que no perdonó a la canciller haber abandonado su sobrio estilo para la gala de una ópera. “Si fuera hombre, mis atuendos no serían objeto de un debate”, aseguró Merkel.

Ya hace tiempo que las teorías en periodismo y comunicación aceptaron la imposibilidad humana de “reflejar” la realidad y coincidieron con Nietzsche en que sólo hay interpretaciones. O, en el caso, construcciones en formato de noticia. Y es por eso, y por la libertad de expresión y su ejercicio, que el desempeño profesional requiere de mayor reflexión sobre el contenido, la forma y el contexto en el que se introducen ciertas variables a la reconstrucción de los hechos: si la realidad no dice cómo escribirla, la responsabilidad recae sobre quien asume el rol de intérprete. En la utilización de categorías patologizantes anidan procesos de discriminación y subestimaciones de un saber que, ejercido a la violeta y sin reservas, agrede antes de comprender. Y tanto para construir como para interpretar, la agresión no es psicoanálisis, pero tampoco periodismo.

* Coordinadora del Departamento de Diversidad y Género de la SID. (www.sidbaires.org.ar) @ximeschin.
Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/laventana/26-209685-2012-12-12.html

Comentarios | Ver Comentarios (1) Deje su comentario

USUHQlgTuZ (13/01/2013 | 01:51 hs)
Nepf4, vocea detectou muito bem a formae7e3o de uma poatta que se considera de alguma forma propriete1ria da twitosfera e portanto donos dessa cultura e concordo que isso ne3o existe.Um bom exemplo do que vocea este1 apontando se3o as diversas discussf5es sobre a (indesejada) orkutizae7e3o do Twitter. Indesejada por quem? O perfil do ambiente (prefiro chamar redes sociais de ambientes) e9 definido por seus frequentadores.Aqui no Rio temos o conceito de Baixo . Tem Baixo tudo: Bebea, Vovf3, GLS etc.Os lugares se3o, obviamente, lugares e e9 a frequeancia que define suas caracteredsticas culturais.Entendo sua irritae7e3o com o lance das esferas, mas he1 sim blogosferas, twittosferas e, como gosto de chamar, digitosferas ou mesmo memeesferas (que incluem o papo de bar que ocorre offline).Onde quer que um grupo de pessoas se refana forma-se um Baixo ou uma Esfera.Por isso ne3o he1 MNSesfera, emailesfera ou Chatesfera pois ne3o se3o espae7os coletivos e sim espae7os privados e quase individuais.Em todo caso concordo que a maioria se refere e0s esferas como se fossem as pessoas e ne3o os locais e isso e9 um beco sem saedda.O Twitter pode nem vir a ser o Baixo definitivo. Pode aparecer outro lugar mais atraente para onde a maioria ire1. Aquela twittosfera continuare1 ali e a limitosfera (para mim a principal caracteredstica do Twitter e9 estar no limite entre online e offline) pode se mover para outro lugar carregando as pessoas que transitam intensamente entre online e offline. Veremos.Tenho dito a torto e a direito que uma nova cultura este1 surgindo, uma em que importantes pilares da atual estrutura social, poledtica, econf4mica e mesmo cultural e moral se tornare3o irreconhecedveis, mas he1 o que ne3o muda, o que na verdade este1 finalmente sendo resgatado das brumas do esquecimento e creio que e9 essa cultura que vc diz que ne3o muda: Humanos se3o seres sociais.Sejam baixos , esferas ou points todos se3o lugares onde as pessoas se encontram, se aproximam umas das outras. A diferene7a e9 que nos aproximamos de muito mais gente Telefone Ate9 uns poucos anos a gente sf3 se relacionava com quem estava perto, ente3o veio o telefone e passamos a poder conversar com os amigos e familiares distantes.Agora podemos conversar com centenas de pessoas em vez de meia dfazia em uma mesa de bar, mas a cultura e9 a mesma: conversas como as que tednhamos ao redor da fogueira enquanto fazedamos pinturas rupestres sobre a cae7ada do dia

Deje su comentario
Nombre
Email

Mensaje
Verificación
Escriba el codigo en el campo de la derecha
 
Buscar en el sitio  

Qué? Hacer para el Desarrollo
Año 2 - Número 2 - Primavera de 2012
Boletín de noticias  
Reciba en su correo las últimas
novedades de SID Baires.