Contáctenos |
 
Comunicación y Opinión Pública
Roberto Samar, en Página12
Versión para imprimir
Muros
22/01/2013 | Tapar materialmente lo que invisibilizamos culturalmente. Roberto Samar analiza la decisión reciente de la Municipalidad de Las Heras, Mendoza, de a construir un muro para separar un barrio de un asentamiento. Prejuicio que sustentan arbitrariedades cotidianas que se naturalizan.

Recientemente en la Municipalidad de Las Heras, Mendoza, se comenzó a construir un muro que separa un barrio de un asentamiento. Inevitablemente esta acción genera segregación y aislamiento, profundizando la exclusión y la estigmatización de ambos sectores sociales.

Según Claudia Cesaroni, criminóloga e integrante del Centro de Estudios en Política Criminal (Cepoc), “es la peor solución que pudo haber. Ya no se trata del delirio de un grupo de vecinos que hacen una pared, sino de la autorización municipal. Lo más grave es la institucionalidad que le dieron las autoridades locales y que autorizaron esa separación”.

Lamentablemente esta experiencia no es novedosa, recordemos que a partir de la última dictadura cívico-militar, la Villa 15, en el barrio de Mataderos, comenzó a ser llamada Ciudad Oculta, ya que ante la inminencia de la Copa del Mundo de 1978, se construyó un muro para esconderla de los ojos de los turistas extranjeros.

¿Qué significan esos muros?

Tapar materialmente lo que invisibilizamos culturalmente. En ese sentido, el atravesar una situación de pobreza es una de las mayores causas de discriminación y paradójicamente es una de las más invisibilizadas.

Según el libro Informe para Periodista del Inadi, las personas pobres atraviesan constantes situaciones de discriminación a causa de estereotipos que recaen sobre ellas, como aquel que asocia la condición de pobreza con ser delincuente. Asimismo, el Instituto contra la Discriminación sostiene que “el prejuicio más común, utilizado de manera recurrente en los medios de comunicación, es que las personas en situaciones de pobreza salen a robar desde asentamientos, villas o barrios populares y que esto se vincula directamente con los crímenes y homicidios ligados a la idea de inseguridad”.

Este prejuicio es el sustento de arbitrariedades cotidianas que naturalizamos. A modo de ejemplo, cabe preguntarse qué ocurriría si alguien que responde al estereotipo de un pobre intenta ingresar a un casino; si en nuestro curriculum vitae manifestamos que vivimos en una villa o si a un taxista le pedimos que nos lleve a una calle lindera a un asentamiento. Probablemente, si pasamos por estas situaciones se nos hará evidente la problemática.

Para evidenciarlo aún más, hasta el sistema global de navegación por satélite (GPS) nos alerta que cuando pasamos cerca de un barrio precario, estamos en una “zona peligrosa”. Lo cual no es más que el miedo de la clase media a las clases bajas. Que si lo analizamos desde la perspectiva opuesta, ese miedo se traduce en discriminación, que al ser sostenida en el tiempo es una violencia naturalizada que padece un sector social.

* Licenciado en Comunicación Social. Docente de Filosofía Política Moderna UNLZ. Integrante del Departamento de Comunicación de SIDbaires.
Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-212179-2013-01-19.html

Comentarios | Ver Comentarios (1) Deje su comentario

deWUMkHYFRyxdMo (17/03/2013 | 18:03 hs)
Hazel thanks for your note. (LOVE The Sartorialist!!). All black is often the deluaft colour because it''s the easier to unify (imagine an ensemble full of slightly different shades of red), it''s easy on the eyes, and the audience tends to focus more on the music than if the ensemble were wearing different colours. The problem with saying go for it, wear any colour is what one person considers stylish another will consider completely inappropriate. There there''s the issue of colour clashing. And in classical music, there are known stereotypes about what kind of dress is associated with certain types of music. Opera performers (and audiences) tend to go all out with style and flamboyance; Baroque performers (and audiences) tend not to consider fashion a big deal and are very low-key with their apparel. Ultimately, no, I don''t think ensembles should be able to wear any colour; then it looks like a rehearsal.

Deje su comentario
Nombre
Email

Mensaje
Verificación
Escriba el codigo en el campo de la derecha
 
Buscar en el sitio  

Qué? Hacer para el Desarrollo
Año 2 - Número 2 - Primavera de 2012
Boletín de noticias  
Reciba en su correo las últimas
novedades de SID Baires.