Contáctenos |
 



Departamento
Desarrollo comparado
Coordinadores: Daniel Schteingart
Lineamientos
  Actividades
  En los Medios
  Documentos
  Contacto

Lineamientos
 

En SIDbaires creemos que los procesos de desarrollo son únicos e idiosincráticos a cada país. Sin embargo, ello en absoluto significa que las experiencias de desarrollo de otros países deban ser dejadas de lado. Por el contrario, la comprensión aguda de las causas del desarrollo (o de las enormes dificultades para salir del subdesarrollo) de determinados países o regiones brinda herramientas necesarias para repensar el modelo de desarrollo de Argentina. Además, conocer los procesos de desarrollo exitoso de otros países implica conocer qué tipos de políticas públicas implementaron y, en consecuencia, analizar si son (o no) viables para nuestro país.

El análisis comparado de experiencias nacionales muestra que la estructura productiva tiene una relación estrecha con el desarrollo: todos los países con alta calidad de vida poseen elevadas capacidades tecnológicas, entendidas éstas como las habilidades para hacer uso de la tecnología existente y para generar nuevos conocimientos pasibles de ser comercializados. Por el contrario, en los países subdesarrollados, dichas capacidades tecnológicas son mucho más laxas.

Si bien la industria manufacturera suele ser la palanca de la creación de capacidades tecnológicas, una lectura aguda muestra que también otros sectores (como el agropecuario, el minero o el de servicios) pueden también ser traccionadores del progreso técnico. Es cierto que en la mayoría de los países desarrollados (Estados Unidos, Japón, Alemania, Corea del Sur o Francia, entre otros) la industria manufacturera es el principal eje del desarrollo tecnológico. No obstante, existen algunos otros en donde los recursos naturales han sido eslabones clave de éste (Australia, Nueva Zelanda, Canadá o Noruega). Teniendo en cuenta que Argentina dispone de una gran base de recursos naturales, conocer que existen diferentes patrones de desarrollo exitoso puede ser una herramienta útil para definir qué modelo de desarrollo requerimos.

Ahora bien, conocer otras experiencias nacionales debe contribuir a mejorar la planificación de nuestro desarrollo, pero de ninguna manera tenemos que creer que aquéllas pueden ser imitables. Por el contrario, analizar senderos de desarrollo requiere estudiar una serie de variables que son siempre contextuales. Por ejemplo, muchas veces se ha sugerido que Argentina debiera imitar la trayectoria de Australia o Canadá, países ambos de altas dotaciones de recursos naturales. Sin embargo, en dichas expresiones de deseo se ha tendido a dejar de lado las enormes diferencias en materia de geopolítica y de geografía económica de ambos países, los cuales han estado muy conectados a la Commonwealth británica primero y a la hegemonía estadounidense después. Del mismo modo, otras voces han mencionado que Corea debiera ser un faro para la Argentina, olvidándose de que el proceso de desarrollo coreano se dio también bajo condiciones geopolíticas muy particulares e irreproducibles (Guerra Fría) y por medio de una dictadura represiva que sería (afortunadamente) inviable en la Argentina.

El objetivo principal del Departamento de Modelos de Desarrollo Comparado será analizar comparativamente trayectorias de desarrollo nacionales, con el fin de refinar la planificación del desarrollo que nuestro país necesita.


 
Buscar en el sitio  

Qué? Hacer para el Desarrollo
Año 2 - Número 2 - Primavera de 2012
Boletín de noticias  
Reciba en su correo las últimas
novedades de SID Baires.